¿Tienes "WhatsAppitis"?

¿Tienes "WhatsAppitis"?

Nuevos tiempos, nuevas enfermedades.

La explosión de 'smartphones', tabletas y otros dispositivos electrónicos está teniendo su propio reflejo en la Medicina. El último ejemplo lo publica la revista The Lancet esta semana acuñando un nuevo término a tener en cuenta en las consultas: la WhatsAppitis.

El texto lo firma Inés Fernández-Guerrero, especialista del Hospital General Universitario Virgen de las Nieves de Granada, que narra un caso que tuvo que atender en las pasadas navidades.

Durante su turno, la doctora atendió a una compañera de profesión de 34 años que llegó a las Urgencias del centro sanitario granadino con un dolor repentino en ambas muñecas que le había aparecido al levantarse.

La médica, de 34 años y embarazada de 27 semanas, manifestaba no haber sufrido ningún traumatismo en la zona ni haber llevado a cabo una actividad física excesiva en los días previos.

Ante la imposibilidad de realizar una radiografía por el estado de gestación de la paciente, Fernández-Guerrero realizó una exploración física y concluyó que se trataba de una tendinitis del pulgar tras descartar otros problemas.

La causa de la lesión la encontró Fernández-Guerrero al repasar las rutinas de su paciente en los últimos días. La doctora había estado de guardia durante la Nochebuena, así que al día siguiente empleó bastante tiempo en responder a los mensajes de felicitación que había recibido en su teléfono vía la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp.

Según recoge The Lancet, la paciente "sostuvo su móvil, que pesaba unos 130 gramos, durante al menos seis horas. En ese tiempo, realizó continuos movimientos con ambos pulgares para enviar mensajes".

Con esos datos, Fernández-Guerrero tuvo claro que la inflamación detectada estaba directamente relacionada con el uso de la aplicación, así que indicó a su paciente "abstinencia" total del móvil y un tratamiento con antiinflamatorios que no pudo seguir por su embarazo.

A cambio, tomó paracetamol durante tres días cada ocho horas, con lo que logró un "alivio parcial". Por otro lado, la afectada no siguió a pies juntillas la recomendación médica, ya que en Nochevieja volvió a intercambiar mensajes con sus allegados.

En sus conclusiones, Fernández-Guerrero subraya que la "WhatsAppitis" podría ser "una enfermedad emergente" que los médicos deberían tener en cuenta.

http://www.elmundo.es/

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener datos estadísticos de su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. La instalación de las cookies es necesaria para el uso de los servicios proporcionados en este sitio web. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. Más información.