Las 3 claves para encontrar la felicidad

Las 3 claves para encontrar la felicidad

¿Cuáles son las tres claves que nos ayudarán a encontrar la felicidad?  

La primera es "perdonarnos el pasado". Muchos adultos viven aún condicionados por situaciones que experimentaron hace muchos años. En numerosos casos no son conscientes de ello, pero el origen de su debilidad puede remontarse a hechos lejanos en el tiempo, pero presentes en sus emociones.

Hoy nos cuesta mucho perdonarnos porque, en algún momento de nuestro desarrollo, no nos enseñaron que detrás de un error casi siempre hay una posibilidad de rectificación, que la equivocación puede ayudarnos a ver el aprendizaje que estaba oculto, y que es la confianza la que genera seguridad, mientras que el miedo nos arrastra a la debilidad y al fracaso.

La segunda clave es asumir nuestro presente. No sentirnos culpables por la conflictividad de las personas más cercanas, incluidos nuestros hijos.

Muchas personas se sienten responsables de lo que ocurre a su alrededor, y muchos padres sufren y se sienten muy culpables; culpables de lo que hacen sus hijos o de lo que omiten; culpables de la agresividad con que se comportan o de la falta de control que manifiestan; culpables cuando fracasan en los estudios o ante la carencia de esfuerzo y motivación que muestran.

Es posible que algunas personas piensen que los hijos son el fiel reflejo de sus padres, pero esta creencia, por muy extendida que esté, no es exacta, ni se corresponde siempre con la realidad.

Los padres influyen en sus hijos, pero no son enteramente responsables de cómo evolucionen.

Los chicos que están confundidos y presentan conductas de riesgo no necesitan padres culpables; lo que precisan son progenitores seguros, valientes, llenos de energía y de confianza, que les faciliten el análisis de sus equivocaciones y les ayuden a encontrar el equilibrio emocional que hace tiempo perdieron.

Y los padres que se sienten al límite y quieren ayudar a sus hijos, previamente, deberán perdonarse por todo aquello por lo que injustamente se sienten culpables.

La tercera clave es "ser nuestros mejores amigos, querernos bien y perdonarnos mejor". Recordemos que las únicas personas que estaremos siempre a nuestro lado -en el sentido literal de la palabra-, somos nosotros mismos. Por ello, resulta crucial que nos queramos bien.

Desde la psicología, sabemos que podemos aprender a querernos bien, y si lo hacemos, estaremos más cerca de alcanzar la felicidad que anhelamos.

La fórmula para ser nuestros mejores amigos es perdonarnos por nuestros fallos y querernos por nuestros esfuerzos.

(*) María Jesús Álava Reyes es la autora de 'Las tres claves de la felicidad', editado por La Esfera de los Libros

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener datos estadísticos de su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. La instalación de las cookies es necesaria para el uso de los servicios proporcionados en este sitio web. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. Más información.