Congelar garbanzos para tenerlos siempre a punto

Congelar garbanzos para tenerlos siempre a punto

¿Alguna vez has ido a preparar un cocido o cualquier otro plato con garbanzos pero has tenido que esperar al día siguiente porque no los habías puesto en remojo? A continuación te detallamos cómo congelar los garbanzos tras haberlos remojado, para poder así cocinarlos en cualquier momento.

Lo primero es dejar los garbanzos a remojo en agua tibia durante toda la noche (12-14 horas). Al día siguiente, deben enjuagarse bien y dejar que se escurran durante media hora. Lo siguiente es introducirlos en una bolsa hermética y ponerlos en el congelador. Así de fácil.

Para preparar un plato de garbanzos en cualquier momento, sólo habría que sacar la bolsa del congelador y añadirlos a la olla cuando el agua hierva.

¡Esperamos que te haya resultado útil!

Valora este artículo
(48 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener datos estadísticos de su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. La instalación de las cookies es necesaria para el uso de los servicios proporcionados en este sitio web. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. Más información.